La mirada de esperanza que mueve a nuestros jóvenes, quienes sueñan con construir país desde su región

10 diciembre, 2023 | 394

Por: Jennifer Borda, Coordinadora Comunicaciones Colegio Santa Luisa.

Una mirada de esperanza mueve a nuestros jóvenes quienes sueñan con construir país desde su región, bajo los preceptos de reconciliación y justicia en un camino hacia la verdad; por eso durante este año escolar dejaron su legado a través de las diferentes actividades e iniciativas que se promueven en el Colegio Santa Luisa.

La experiencia del FAS (Formación en Acción Social), los Grupos Apostólicos, los Encuentros con Cristo, los Retiros Espirituales, los Ejercicios Espirituales, el Proyecto de Formación de padres/madres y cuidadores, tienen algo en común, hacen que nuestros jóvenes sean más conscientes de la oportunidad real que tienen en sus manos de construir un presente y un futuro esperanzador.

Desde cada una de estas experiencias el Colegio busca facilitar un proceso reflexivo de formación, participación y construcción colectiva juvenil en torno a la paz y la reconciliación; logrando que la Comunidad Educativa se sensibilice y empodere.

¿Cómo expresamos amor? A través del FAS, por medio del servicio a los demás y la solidaridad con los que sufren el dolor de las injusticias, en donde los estudiantes y el personal de la Institución, tienen la posibilidad de vivir una serie de experiencias acorde con su desarrollo evolutivo, permitiéndoles entrar en contacto con la realidad social de nuestro país.

Asimismo, gracias a la participación y compromiso de los Grupos Apostólicos (Movimiento Juvenil Ignaciano Huellas y Grupo Apostólico JRS), es posible trabajar comunitariamente para fortalecer la amistad inspirada en los pasos de Jesús como el primer caminante. Con estos lazos y la emotividad, nuestros jóvenes se preparan para continuar su crecimiento en el movimiento, acogiendo con esperanza los cambios que implican transitar a otra etapa dentro del proceso. 

Por su parte, Los Encuentros con Cristo y los Retiros Espirituales tienen ese componente principal que nos mueve a todos la “Espiritualidad Ignaciana”, la cual les permite renovar a cada uno el conocimiento interno de Dios, buscando y hallando en la cotidianidad su voluntad a través del discernimiento. Este plan de formación tan significativo permea a toda la comunidad, porque acoge a nuestros niños, jóvenes, familias y a todo el personal de la Institución. “Gratitud al Colegio que nos permite revivir la vocación de servicio en la misión educativa”.

Cada una de estas experiencias son la clave para que la acción educativa, pastoral y social, sea cada día más evangélica; además nos invita a continuar tejiendo una nueva historia por una Colombia más reconciliada para esta generación y las generaciones que vienen detrás de todos nosotros.